Historia

Tacón de Marlin tuvo sus improbables comienzos como un puesto de hot dogs y hamburguesas de marlin junto al legendario Hotel Rosita en la zona centro de Puerto Vallarta, atendido por su dueño el Sr. Alejandro García y familia. Desde el principio la oferta de la empresa era de calidad y única en su tipo, ofreciendo por ejemplo, hot dogs con puntas de jamón endiablado.

La demanda por estos productos llegó a ser tal que, en un histórico día, el pan para hamburguesa se terminó antes de la hora del cierre; El Sr. Alejandro, siempre al pendiente de satisfacer el hambre de sus clientes, salió en busca de más pan, sin tener suerte en numerosas tiendas de la zona. Fue entonces cuando a la altura de la antigua Panadería Munguía, una persona se encontraba formando una mega torre de tortillas de harina, el trabajador comentó que se trataba un encargo para un cliente extranjero pero accedió a vender unas cuentas al Sr. Alejandro quien rápidamente regresó a su puesto y comenzó a idear la manera de vender sus productos agregando estas tortillas a la ecuación.

Empleando los conocimientos adquiridos durante su tiempo trabajando en una carnicería, el Sr. Alejandro envolvió el guisado de marlin con la misma técnica con la que empacaban la carne en periódico, esto dio origen a la primera versión del Tacón que todos conocemos y amamos.

La aceptación de este nuevo producto fue tal que al poco tiempo un amigo contrató al Sr. Alejandro para servir a 600 personas en un evento en el Restaurant Bar La Ballena, aún a sabiendas que no se contaban con los instrumentos y planchas suficientes para llevar a cabo tal tarea, aceptó el reto y se sirvieron 600 burritas en un plazo de 3 horas, está por demás decir que el evento fue todo un éxito. Los comensales disfrutaron de tal manera el platillo que la mayoría se acercó a preguntar dónde podrían adquirirlo fuera del evento. A partir de esto los clientes comenzaron a visitar el puesto en tales cantidades que pronto hubo que mudar la ubicación a un local frente al Aeropuerto Internacional Gustavo Díaz Ordaz. Fue así como oficialmente se abrió la primera sucursal del Tacón de Marlin, la cual sigue en funcionamiento hasta la fecha.

30 años después, Tacón de Marlin sigue ofertando las originales burritas de mariscos en sus 4 sucursales en Puerto Vallarta y Guadalajara, tiempo durante el cual han perfeccionado la receta de uno de los platillos más representativos de la ciudad.

Preferidos por nacionales y extranjeros por igual, Tacón de Marlin es una parada obligada para cualquier amante del buen comer que tenga la suerte de encontrarse cerca de una de sus sucursales.